Blogia
INFO STROEDER

Dieta sin gluten, la clave para perder peso

Dieta sin gluten, la clave para perder peso

Sin duda, el caso más famoso ha sido el del tenista Novak Djokovic, que tras reducir la ingesta de alimentos con gluten ha visto mejorado su rendimiento de forma exponencial.

La dieta que restringe el consumo de alimentos que contienen la proteína gana cada vez más seguidores con la promesa de pérdida de peso rápida y saludable.

S. PAULO (IstoÉ). La lista de seguidores famosos es larga: desde Miley Cirys a Halle Berry y Rachel Weisz. Todas se adhirieron a la dieta del gluten, la nueva moda entre los que quieren perder peso y mantener la silueta deseada. Sólo en USA, aproximadamente 1,6 millón de personas están siguiendo el régimen, de acuerdo con una encuesta reciente realizada por la Clínica Mayo, una prestigiosa institución de investigación en ese país. 
 
Sin duda, el caso más famoso ha sido el del tenista Novak Djokovic, que tras reducir la ingesta de alimentos con gluten ha visto mejorado su rendimiento de forma exponencial.
 
Los relatos de éxito de quienes se sometieron a este método de alimentación son impresionantes: muestran la pérdida de 5 kilos ya en la 1ra. semana y hasta el 15, 20 y 30 kilos meses después.
 
La presentadora brasilera de TV Luciana Gimenez, por ejemplo, celebra aproximadamente 32 kilos menos después de unirse a la restricción de gluten y alinear la estrategia a una rutina de ejercicio intenso. 
 
"Me di cuenta de la diferencia en el rendimiento en comparación con otros regímenes", dice ella. 
 
La actriz brasilera Juliana Paes redujo el consumo de la sustancia después del nacimiento de su hijo, Pedro. La táctica le ayudó a recobrar su forma hermosa - y mantenerla. "Empecé en el momento en que estaba amamantando", dice ella. "Sentí que mi metabolismo mejoró mucho, dejándolo más rápido y también observé la disminución de la hinchazón y el malestar abdominal", dijo.
 
De acuerdo con datos de los expertos que están indicando el régimen, el balance también es positivo. "La persona percibe un cambio inmediato y positivo en su estado general, además de la disminución en el peso corporal", dice el endocrinólogo Tércio Rocha, de Río de Janeiro, miembro de la Academia Brasileña Antienvejecimiento. "Después de 2 semanas se nota claramente una reducción de la hinchazón", dice la médica Vânia Assaly, de São Paulo. "El adelgazamiento se vuelve claramente visible 45 días después del inicio de la dieta", completa.
 
El gluten es una proteína sin calorías y sin valor nutricional. Está presente en el trigo, en la cebada, en el centeno y en la malta. Es él el que confiere el aspecto viscoso y da elasticidad a las tortas, panes y pastas. En la industria alimentaria, se añade a embutidos y hasta a los chocolates, precisamente por esta propiedad. 
 
La dieta consiste en reducir su consumo, como hizo la actriz Juliana Paes, o sacarlo del menú. 
 
Por eso, sus seguidores se quedan sin comer la mayoría de los carbohidratos presentes en la mesa, deben mantenerse alejados de la cerveza y del whisky y, en caso de duda, tienen que estar atentos a los ingredientes contenidos en los alimentos que se venden en los supermercados. 
 
"En Brasil es obligatorio indicar en la etiqueta la presencia o ausencia de la sustancia", dice el nutricionista Durval Ribas Filho, presidente de la Asociación Brasileña de Nutrición.
 
El reto principal de los partidarios del régimen es encontrar sustitutos adecuados a la altura del trigo y de los productos elaborados con él. Poco a poco, sin embargo, crecen las opciones para aquellos que quieren quitar el gluten de la dieta. Mundo Verde, compañía consolidada en el sector de la alimentación saludable, con 170 tiendas en el país, por ejemplo, cuenta con un catálogo de 3.000 artículos libres de la proteína. 
 
La Red de Farmacias de Manipulación Officilab, de Rio de Janeiro, creó 12 productos sin gluten. Varios restaurantes están incluyendo también en el menú platos sin el compuesto. Este es el caso de Biocarioca y Delicatessen Zona Zen, en Rio; y de Outback, de América y del tan de moda Quattrino, en São Paulo, que tiene opciones en el menú. 
 
"Supe de los efectos de la retirada del gluten ya que estudié mucho sobre nutrición", explica Mary Nigri, propietaria de Quattrino. "Hice una prueba conmigo, vi los resultados y me decidí a crear recetas", recuerda. 
 
En el mercado de USA, para satisfacer la creciente demanda, el llamado "gluten-free-market", gira ahora alrededor de US$ 2.000 millones anuales. Entre las alternativas para substituir la harina de trigo están la harina de arroz y la de almendras. 
 
 
"Otra sustitución puede realizarse utilizando mandioca y papa", dice Aline Möller, propietaria de la consultora Fit Gourmet en São Paulo. La compañía asesora a quienes quieren adoptar una dieta libre de gluten "Enseñamos al cliente cómo seguir el régimen", dice.
 
Hay algunas explicaciones para el éxito de este plan alimentario. 
 
La primera es la más obvia: las personas adelgazan porque, al tachar del menú los alimentos que contienen gluten, dejan de comer pan, tortas y pastas blancas. Así, no ingieren más una cantidad excesiva de calorías. "La mayoría de estos alimentos es muy calórico", dice Vânia Assaly. 
 
La segunda razón -y las otras también- es más compleja. La proteína está asociada a reacciones de intolerancia. La más intensa dibuja una condición conocida como enfermedad celíaca. Es una respuesta genética grave al compuesto que puede provocar diarrea crónica, desnutrición, fatiga y, en niños, también puede conducir a trastornos del crecimiento. 
 
"Se trata de una reacción al sistema inmune. Un anticuerpo se crea en contra de gluten", explicó a IstoÉ la gastroenteróloga Joe West, de la Universidad de Nottingham, Reino Unido. Se estima que 1 de cada 214 brasileños es un portador de la enfermedad. Por ejemplo, la actriz Isis Valverde, de 25 años, descubrió que tenía la enfermedad a los 19 años. "Sentía dolor abdominal, mareos, boca seca y perdí cabello", dice. Desde que quitó el gluten de su menú, no se manifestaron más los síntomas.
 
Intolerancias leves también se producen, y en número significativo. 
 
"Son más comunes que la enfermedad celíaca", afirma el Dr. Luiz Carneiro, jefe del Departamento de Gastroenterología de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo. 
 
"Ahora sabemos que la sensibilidad al gluten es diez veces más común que la enfermedad celíaca", dijo a IstoÉ el nutricionista Tom O'Brien, de la de la Universidad de Chicago (USA).
 
En estos casos, lo que sucede es que en lugar de reacciones inmediatas y más fuertes, como en celíacos, está el estallido de un fenómeno conocido como reacción alérgica retardada. 
 
"El individuo acumula anticuerpos más amenos al gluten", explica el microbiólogo Bruno Zylbergeld estudioso del tema. "Con el tiempo, esto puede desencadenar los síntomas de la intolerancia", dice. El hecho es que estas respuestas -más o menos graves, no importa– causan en el cuerpo inflamación, dificultades digestivas y procesos inflamatorios que contribuyen a la acumulación de peso. 
 
"La eliminación del gluten evita estas reacciones", explica la nutricionista Lucyanna Kalluf, São Paulo.
 
De acuerdo con el endocrinólogo Tércio Rocha, sin embargo, no ingerir gluten trae beneficios para la silueta de todos, intolerantes a la proteína o no. "Las personas presentan reducción de la hinchazón abdominal, observan mejora en la función intestinal y también han disminuido la compulsión alimentaria", asegura. 
 
Éste último beneficio sería el resultado de una baja ingesta de carbohidratos provenientes de los alimentos elaborados con harina de trigo no integral -panes y pastas blancas, por ejemplo-. Por complejos mecanismos, esta categoría de alimentos agrava el impulso de comer en exceso. También hay indicios de que la ausencia de proteínas en la dieta promovería cambios en el perfil metabólico que favorecerían la quema de calorías y aumentarían la sensación de saciedad. 
 
En este punto, sin embargo, no hay consenso médico. "La literatura científica no describe estas interacciones", destaca el endocrinólogo Freddy Goldberg, del Hospital israelita Albert Einstein de São Paulo.
 
Aunque uno de los mayores objetivos de la dieta sea la pérdida de peso, la restricción de los nutrientes se ve como una forma de mejorar la salud de un modo más amplio. Hay muchos registros de la ciencia dando cuenta de la asociación de la proteína con diversas enfermedades. 
 
 
Un estudio de la Universidad de Karolinska -en Estocolmo, Suecia-, por ejemplo, relacional el ingrediente a un empeoramiento de la artritis reumatoide, una enfermedad que desencadena un proceso inflamatorio crónico en las articulaciones. 
 
"Hay evidencia de que la salud puede beneficiarse de cambios en la dieta y la dieta sin gluten es una de ellas", dijo el reumatólogo Frostegård Johan, de la universidad sueca. Él demostró los beneficios del sistema en los pacientes que sufren de artritis reumatoide.
 
La ingestión de gluten también está relacionada con la aparición de la depresión, dolores de cabeza y déficit de atención. La investigación da la hipótesis más probable en cuanto a la relación entre la proteína y la enfermedad inflamatoria desencadenada por el compuesto. 
 
De acuerdo con la nutricionista Lucyanna Kalluf son los resultados en diversos aspectos de la salud que terminan haciendo que las personas mantengan la dieta. "Mejoran tanto que no quieren volver a ingerir la proteína".
 
El abandono del nutriente, sin embargo, no seduce a todos los expertos. 
 
Hay médicos que creen que la restricción total de gluten es demasiado radical e innecesaria. "Las personas que no son alérgicas al compuesto tienen otras maneras de perder peso", opina el nutrólogo Durval Ribas Filho
 
El nutricionista Tom O'Brien es otro de los que llama la atención sobre los problemas que la exclusión de la proteína puede ofrecer. "Las personas pueden tener dificultades para encontrar alimentos sustitutos y corren el riesgo de tener una dieta desequilibrada", dice. 
 
Sin embargo, el calentamiento del mercado muestra que este escenario está cambiando. "Hoy es mucho más fácil reemplazar los alimentos con gluten con versiones sin el nutriente porque las tiendas de productos naturales ya tienen variedad suficiente", dice la actriz Juliana Paes, quien optó por la moderación, reduciendo la presencia de la proteína en la mesa, pero sin privarse por completo.
Fuente:Urgente 24
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres