Blogia
INFO STROEDER

Alcoholizado, el hijo de Aliverti mató a un ciclista en Pilar y lo liberaron

Alcoholizado, el hijo de Aliverti mató a un ciclista en Pilar y lo liberaron

La Justicia hará justicia? o será un hecho mas donde los humildes no son protegidos ni escuchados por el poder judicial y político?

Un “accidente” con el peor final, la muerte, y con actitudes posteriores al fatal hecho que desenmascaran un grado de deshumanización increíble...

Fue un homicidio muy extraño: el conductor asesino iba alcoholizado, se llevó 17 Km. a su víctima en el capó del Peugeot 504 sin sorprenderse y lo liberaron 48 horas después de ingresar a la comisaría. ¿Quién se hace responsable? El padre del conductor asesino, el locutor K Eduardo Aliverti, pidió comprensión.

El periodista Eduardo Aliverti (su verdadero nombre es Eduardo Pablo García Aliverti) reconoció que la persona que atropelló y arrastró durante 17 kilómetros a un ciclista en la localidad de Pilar fue su hijo: Pablo García.
 
Escribió en el muro de su Facebook, el periodista: 
 
"Acá estoy, en uno de los momentos más dolorosos de mi vida, producto de hechos que involucran a parte de mi familia y que tomaron estado público en las últimas horas. Pablo García es mi hijo. Sólo puedo decir que mis sentimientos y el de mi familia acompañan principalmente a los familiares de la víctima, que se está a disposición de la Justicia -ya actuante- en todo cuanto sea necesario para el esclarecimiento de esta desgracia igual de desgarradora que de irreparable y que nuestro objetivo es la estricta igualdad ante la justicia. Sólo quiero pedir, frente a las versiones circulantes, que todo lo relacionado con los detalles y marcha de la causa sea vehiculizado a través de los canales correspondientes, evitando especulaciones de otro tipo. Sólo eso. Es lo único que deseo y debo pedir. Gracias si puede ser así. 
 
Eduardo Aliverti."
 
El hecho
 
El domingo 17/02, mientras manejaba por la Panamericana, a las 6:30, Pablo García, de 28 años, embistió con su Peugeot 503 color celeste, en el Km. 52 de Panamericana, al ciclista Reinaldo Rodas, de 53 años, quien iba a trabajar en el country club Mapuche, donde él era vigilador. Rodas murió como consecuencia de las heridas sufridas en el impacto. 
 
Pero García escapó, pero con el cadáver aún sobre el capó del vehículo, ya que había quedado en el lugar del acompañante, luego de romperse el parabrisas. Así manejó más de 17 kilómetros, hasta que la empleada del peaje en Tortuguitas lo denunció y fue finalmente detenido. 
 
Pero al día siguiente, fue liberado, pese a que manejaba completamente alcoholizado, con 1,45 gramo de alcohol por litro de sangre, cuando el máximo legal es de 0,5, informó el canal de C5N.
 
Aparentemente, García pagó con $ 100 y mientras buscaba el dinero del cambio, la empleada advirtió la irregularidad. Y le preguntó sobre la situación pero el conductor, alcoholizado, bromeo: "Entonces voy a tener que pagar por dos".
 
De inmediato, la empleada avisó al personal de seguridad del peaje, quien demoró al conductor hasta que llegó la Policía local. El hombre quedó detenido en la Comisaria 7° de Lagomarsino, pero fue liberado el martes 19/02 porque está implicado por un delito excarcelable ("homicio culposo", sin intención).
 
"Para mí es un asesino", dijo hoy, entre llantos, la hermana de Rodas. "Para mí está acostumbrado. Tenés que estar acostumbrado para hacer una cosa así", agregó la mujer, quien dijo que aún no se sabe cuáles eran las condiciones del conductor al momento del accidente.
 
Según contó la hermana, Rodas iba todos los días en bicicleta. "Siempre iba por la banquina", apuntó.
 
El hombre de 53 años estaba casado y tenía un hijo de 13 años. "Toda su vida fue el nene, que encima es su único hijo. Ellos se amaban. Creo que no amaba a su señora como amaba a su hijo", dijo la hermana y reclamó asistencia psicológica para el chico.

Fuente: Urgente 24/ Minuto1/ InfoStroeder
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres